sábado, 20 de noviembre de 2010

Cuento para que los niños sepan lo valiosos que son...respetando las diferencias que puedan tener con otros...


VICENTE EL CHANCHITO DIFERENTE
 
Había una vez un chanchito llamado Vicente que nació diferente. Tenía un lunar muy grande y oscuro en la frente. A nadie le interesó porque igual era un chanchito precioso, solo que diferente a los demás y eso lo hacía muy especial.

Fue creciendo y llegó el momento de ir al colegio pero Vicente no quería ir, tenía miedo que los demás niños se rieran de su lunar. Andaba muy triste porque no le gustaba ser diferente, quería ser igual que los demás chanchitos. Le molestaba mucho tener ese lunar en la frente y quería tapárselo.

Su mamita le explicó que no tiene nada de malo ser diferente, hay niños que tienen que usar lentes para poder ver mejor, otros fierros en los dientes porque están disparejos, hay niños con audífonos para poder escuchar mejor y otros tienen manchas o lunares en la cara o en el cuerpo. Eso no tiene nada de malo, al contrario los hace niños más especiales!

Uno siempre debe agradecer a Dios por tener brazos y manos para coger las cosas, poder escribir, pintar, saludar y abrazar; piernas para poder correr, saltar, caminar, patear la pelota.
Hay niños que no por tener algo diferente a los demás dejan de ser tan o màs valiosos que otros.

Eso sí, fue importante explicarle que hay niños que le preguntarían: “Por qué tienes ese lunar?” y le enseñó que solo debía responder: “Este lunar es parte de mí es por eso que mi familia me quiere mucho, mi lunar me hace un chanchito muy especial y único!”

También le contó que hay niños que aun son muy inmaduros y les falta crecer como él para poder entender algunas cosas y se burlan ante las diferencias de los demás. Cuando algún niño se burlara de su lunar él solo tendría que ignorarlos, darse media vuelta e irse a jugar con sus amigos muy feliz y orgulloso de ser quien es y como es; un chanchito feliz y sobretodo, lleno de amor!!!
Vicente entendió el mensaje que su mamá le dio, se puso su uniforme y se fue muy feliz al colegio donde encontró muchos amiguitos y siempre supo qué responder ante las preguntas que los niños le podrían hacer sobre su lunar.


Enseñanza:-

1.- Hay que aceptarse y quererse tal y como somos. Dios nos quiere a todos por igual, todos somos hijos de Dios.

2.- Las personas diferentes son muy especiales

3.- Siempre hay que tratar a las personas de la misma manera y con mucho cariño

4.- Nunca hay que burlarse de los defectos o diferencias de los demás

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada